Motos y frenos sobre mojado

Motos y frenos sobre mojado

El otro día hacía el típico día en el Norte de esos que llueve, sale el sol y vuelve a llover. Parecía que el día aclaraba, hasta salió el arco iris y con el “mono de moto” que tenía, me dije “venga va, si ya no va a llover más”.
DOCU_GRUPO

Fue salir del garaje y empezar a caer baldes de agua del cielo asi que, prudentemente, decidí dar la vuelta a la manzana y volver a llevarla a cubierto. En el pequeño tramo de vuelta, un coche saliendo de un garaje…y pensé que no paraba así que apreté el freno delantero con toda mi fuerza…¡¡¡error!!!

Derrapada, caída al suelo con todo y el susto que te llevas. Gracias a la defensas y a que llevaba la chupa de cuero con protecciones sólo se quedó en un golpetazo pero las botas de vestir acabaron descojonadas.

La frenada de emergencia consiste en parar la moto (o al menos intentarlo) sin previo aviso debido a algún tipo de contratiempo en la carretera. En coche, pisas el pedal de freno y si el vehículo no se detiene a tiempo, habrá que emplearse a fondo para esquivar el “problema” pero claro, en una moto todo es un poco más complicado. Y encima lloviendo.

La capa de agua impide el óptimo “agarre” o tracción de las llantas. En estas circunstancias, frenar o cambiar de dirección indebidamente puede hacernos perder el control. Al frenar, hay que hacerlo con cuidado y privilegiando un poco más la compresión y el freno trasero que en situación normal. Un instante nada más, lo justo para que la moto se aplane y se empiece a transferir peso a la rueda delantera.

Vamos que la teoría nos la sabemos muy bien pero hay que aprender a dejar de lado el pánico en este tipo de situaciones imprevistas y aplicarla.

La cara de susto del pobre hombre del coche era todo un cuadro sobre todo cuando me levanté gritando “mi moto, mi moto”. Yo, un par de días con agujetas por el golpe y unos cuantos moratones pero la pobre Blacky, con el retrovisor y el intermitente tocados…
intermitente-de-moto
y la culpa de su dueña por no aplicar la teoría a la práctica.

Comparte este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *